ad-970

Cuando revisar mochilas no es suficiente

Después de los trágicos hechos ocurridos en Nuevo León, las autoridades han comenzado a implementar con mayor fuerza el programa “mochila segura“, que tiene como objetivo evitar que los alumnos ingresen a sus escuelas con objetos peligrosos o drogas.

La triste realidad es que revisar las mochilas es apenas un paliativo para una de las grandes deficiencias de nuestro sistema educativo, y que en gran medida podría ayudarnos a prevenir que más hechos violentos ocurran entre nuestros niños y jóvenes: La educación emocional.

“Puede ser una buena medida pero es superficial y no previene nada. Aunque le registren la mochila al niño, finalmente, si alguien quiere hacer [un acto violento] lo hará en otro momento”, explica Xóchitl González, directora del centro “Psicología para niños” en la Ciudad de México y autora del libro Cómo formar hijos emocionalmente sanos.

De acuerdo con Begoña Ibarrola, de la Universidad Complutense de Madrid, con más de 15 años de trabajo como terapeuta infantil, «El desarrollo de la dimensión emocional del ser humano no está suficientemente atendido en las aulas y se ha dado casi todo el protagonismo al desarrollo de la dimensión cognitiva.»

La dinámica familiar ha cambiado y esto genera una situación que se repite en los hogares de México y el mundo: Niños solos durante mucho tiempo, sin restricciones en el mundo digital.

La falta de control se traduce en el uso de Internet o videojuegos, donde no tienen ningún tipo de control. La especialista aclara que el problema no está en este tipo de tecnologías, sino en su frecuencia de uso.

Es necesario centrarse en el alumno como persona y futuro ciudadano, ya que nos encontramos con niños y jóvenes que tienen mal manejo emocional, no tienen suficiente autocontrol y no soportan la más mínima frustración. Estas carencias pueden desencadenar todo tipo de problemas, desde desapego familiar, hasta conductas violentas.

Con información de:

https://hipertextual.com

https://www.yorokobu.es/