ad-970

Educación nutricional, sinónimo de prácticas saludables.

Educación nutricional, sinónimo de prácticas saludables.

Por. Verónica Gutiérrez.

De acuerdo con información de la Organización Mundial de la Salud y de la Secretaría de Salud, el 34 por ciento de los niños mexicanos tiene sobrepeso y obesidad. Explicaron que la causa es la falta de activación física y una alimentación balanceada.

Cifras oficiales indican que México ocupa el primer lugar mundial en obesidad infantil. Ante esta situación, los especialistas consideran que es necesario implementar la educación nutricional en las escuelas, así como proporcionar a los padres orientación sobre hábitos alimentarios saludables, ya que a pesar de los esfuerzos de información para una vida saludable, no se ha logrado concientizar a la población sobre el tema; La OMS lanza una fuerte llamada de atención a nuestro país a crear mayor conciencia en los padres de familia que siguen fomentando la mala alimentación de los niños.

Los malos hábitos alimenticios y la falta de activación física, provocan enfermedades como diabetes, infartos e insuficiencia renal, entre otros.

Las principales recomendaciones de los nutriologos para que los niños y niñas tengan una alimentación balanceada son:

  • Consumir fibra
  • Tomar litro y medio de agua diariamente
  • Comer frutas y verduras.
  • No consumir alimentos saturados en grasa, ni refrescos o bebidas azucaradas.
  • Practicar algún deporte.
  • Recientes estudios dicen que el 91 por ciento de los niños y jóvenes en México ingiere más de cinco porciones de bebidas azucaradas al día. No consideran en su cuadro básico de alimentación, la ingesta de fruta y verdura.

Para obtener estos porcentajes, se realizaron sondeos en escuelas públicas y privadas a más de 400 niños y jóvenes que cursan preescolar, primaria y secundaria en diversas ciudades de diferentes estados de la República Mexicana. Las entrevistas también fueron aplicadas a madres de familia.

Más de la mitad de ellas dijo conocer hábitos adecuados para ofrecer una alimentación balanceada a sus hijos. Recomendaron el consumo de frutas y verduras, cereales, además de leguminosas y alimentos de origen animal.

La mayoría fue capaz de mencionar los grupos de alimentos que conforman buenas prácticas de alimentación. No obstante, una tercera parte se refirió a otros grupos, como azúcares y grasas, que no son parte del cuadro ideal de alimentación.

En conclusión, los especialistas insisten en la importancia de adoptar criterios de vida saludable, a partir del hecho de que 60 por ciento de las enfermedades más comunes se previene a través de tener hábitos de esta naturaleza.

————–

Si quieres seguir leyendo nuestra revista educativa, suscríbete a nuestro boletín.