INVERSIÓN EN EDUCACIÓN: ¿A DÓNDE VA?

0
224
inversión en educación
A pesar de las cifras, resulta insuficiente...

México ha incrementado su inversión en educación desde el año 2000, sin embargo no se perciben cambios importantes en el nivel educativo desde al año 2009. ¿Qué nos detiene?

Hay inversión, pero no se nota

El INAI (Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales) solicitó a la Secretaría de Educación Pública (SEP) que entregue datos sobre presupuesto, gastos, cantidad de profesores, matrícula y otros rubros de cada Universidad Federal e Intercultural del periodo que abarca los años 2009 a 2015.

El asunto es relevante para el país ya que, de acuerdo con el panorama económico desarrollado por la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos), la inversión en educación en México se ha incrementado de manera considerable desde principios del año 2000, sin embargo, este ámbito no presenta cambios importantes desde el año 2009.

La SEP entregó información de Universidades Públicas, y de Universidades con Apoyo Solidario, pero estos datos son insuficientes.

La cifra puede mejorar

De acuerdo con los cálculos de la OCDE, México dedica alrededor de 6.5% al sector educativo, lo que representa 17% del gasto público, incluso es líder en la tabla que consigna a los países de la OCDE en función de los recursos que dedica a ese rubro, pero el número de los estudiantes a los que sirve es altísimo y, cuando se hace la división entre las partidas presupuestales por estudiante, la cifra es muy baja.

Investigación y desarrollo

La innovación tiene el futuro puesto en las universidades de México, de ellas surge el 90% de los proyectos innovadores en el país. por lo que no resulta sorprendente la preocupación por la falta de evolución en su desarrollo. Si no contamos con universidades con visión de futuro, y con los elementos adecuados para los jóvenes, sufriremos rezagos importantes no sólo a nivel educativo, sino económico y de bienestar para los mexicanos.

Con información de:

EL UNIVERSAL
EL ECONOMISTA

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí