Calidad y equidad siguen siendo retos del sistema educativo: OCE

0
147

De acuerdo con información publicada por el SITEAL (Sistema de Información sobre las Tendencias Educativas de América Latina), un organismo dependiente de la UNESCO, prácticamente uno de cada tres jóvenes mexicanos (cuyas edades se encuentran entre los 14 y los 30 años) se encuentran sin oportunidad de trabajar ni de estudiar.

“Más preocupante, aún, es que esta cifra haya pasado del 24.9 por ciento en 1993, al 31.8 por ciento en 2008”, planteó el OCE al respecto.

En el mismo rubro de desigualdades educativas, el OCE propone hacer mayores esfuerzos por atender la distancia académica que existe entre las escuelas que atienden a los estudiantes más pobres, y aquellas a las que asisten los alumnos que se encuentran en mejores condiciones socioeconómicas,  a fin de acotar estas brechas.

En cuanto al rezago educativo, el OCE señaló que éste disminuyó, en el actual sexenio, en 900 mil personas -al pasar de 32 a 31.1 millones de individuos- de esta cifra “se puede inferir que 8.5 millones de jóvenes y adultos­ (es decir, la  suma de 7.6 + 0.9 millones) terminaron durante el sexenio su educación básica”, aseguraron los académicos.

Cabe destacar, que este informe lo realizó el especialista en educación Carlos Muñoz Izquierdo, en colaboración con Sandra Aguilera Arriaga, Sylvia Schmelkes, Marisol Silva Laya (presidenta del OCE) y Lorenza Villa Lever.

En lo que respecta al tema de calidad educativa, los investigadores destacaron que en el sexto informe de gobierno, no se encuentra disponible la información sobre la cantidad de plazas magisteriales que fueron adjudicadas mediante convenios previamente suscritos por la Secretaría de Educación Pública (SEP) y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

Lo anterior, puntualizaron, es atribuible “a la influencia que tiene el gremio magisterial en la implementación de las políticas educativas del país”. El Sexto Informe de Gobierno, tampoco menciona las lamentables suspensiones de clases que se registraron en las escuelas primarias, cuyos docentes pertenecen a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), señaló el OCE.

Por tal motivo, “es necesario hacer notar, sobre todo a quienes elaboren el próximo plan nacional de desarrollo educativo del país,  que han sido publicados los resultados de algunas investigaciones que –al analizar la distribución de los programas entre las escuelas- demostraron que éstos no fueron distribuidos con base en ninguno de los criterios que pudieron justificar la racionalidad de las inversiones destinadas a financiarlos”.

Estos criterios, según el OCE, pudieron ser: el aprovechamiento eficiente de los recursos,  la promoción de la equidad, o la maximización de la eficacia pedagógica de dichos programas.

Finalmente, el observatorio ciudadano planteó como fundamental la modificación efectiva de los presupuestos destinados a las instituciones que atienden a jóvenes de sectores de pobreza para garantizar un tratamiento proporcional a sus necesidades, señaló.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí