El déficit de atención

0
248

 

Los criterios diagnósticos para el TDAH de acuerdo al DSM IV lo demuestran así

 

1. Desatención.

 

  • A menudo la persona no presta suficiente atención a los detalles o incurre en errores en sus actividades.
  • Tiene dificultades en mantener su atención en tareas o actividades lúdicas.
  • A menudo parece no escuchar.
  • A menudo no sigue instrucciones y no finaliza tareas u obligaciones.
  • Presenta dificultades para organizar tareas y actividades
  • Evita tareas que requieran de un esfuerzo mental sostenido
  • Extravía objetos necesarios para la tarea.
  • Es descuidado en sus actividades diarias.

 

2. Hiperactividad.

 

  • Mueve en exceso manos y pies, se mueve en su asiento.
  • Corre o salta excesivamente en situaciones inapropiadas.
  • Tiene problemas para quedarse quieto, jugar o dedicarse tranquilamente a actividades de ocio.
  • Actúa como impulsado por un motor.
  • Habla en exceso.

 

3. Impulsividad.

 

  • Precipita respuestas antes de haber sido completadas las preguntas.
  • Tiene dificultades para esperar su turno.
  • Interrumpe y se inmiscuye en las actividades de otros.

 

En Psicología, considerando que el TDAH es un problema social y comportamental, su detección se realizará a través de un examen psicológico completo, que implica la aplicación conjunta de instrumentos que miden el déficit de atención como parte de una valoración general. Se considerará además la entrevista, la anamnesia, la observación de conductas, y el conocimiento de los criterios diagnósticos mencionados.

 


 

Si las lees, podrás darte cuenta que muchos de los niños o adolescentes con los que tratas están ahí, algunos en las 3 variaciones de déficit de atención.

 

La mayoría que son diagnosticados son medicados y entonces su síntoma desaparece, entran en la expectativa de la sociedad y de los sistemas, dejan de “dar problemas”.

 

El medicamento a usar por muchos especialistas es el metilfenidato. Acaba de probar una investigación publicada por la revista especializada Pediatrics que se hizo pública el diario británico The Guardian, por boca de una de los directores del informe, Ian Wong, “la tasa de mortalidad” es mayor entre los niños que consumen estos medicamentos, además de que está probado que causan problemas cardíacos, circulatorios y respiratorios que pueden desembocar en movimientos motrices incontrolables y en “muertes súbitas”. El metilfenidato es un psico-estimulante.

 

Debemos de ser cuidadosos, detrás de un hiperquinético puede haber un autismo, una psicosis y el medicamento puede hacer un problema más grave.

 

Cuando en la escuela de mi hijo, en forma muy velada y cautelosa, me insinuaron que él podía tener este trastorno, lo atendí con una profesional que me abrió el panorama gracias a que con su observación pudimos determinar que el sistema escolar en donde estaba insertado no funcionaba para él. Lo cambié de escuela, cambiamos la idea que teníamos de él y hoy es un “exitoso” estudiante que no requirió de medicamento sino de cambio de dinámica en el sistema escolar y aceptación por parte nuestra de que esa escuela no era para él. La misma maestra me hablo sobre un neurólogo que conocía en el caso de que fuera necesario, le dije que yo no lo iba a medicar a lo que ella contestó: “Este neurólogo trabaja con Flores de Bach.” (En la actualidad cada vez más médicos toman caminos alternativos cuando el caso lo permite).

 

Existen niños con dificultad en la concentración y aprendizaje tanto en casa como en escuela. Existen niños con actividad hiperquinética. No todos estos niños tienen un problema orgánico, de ahí mi insistencia en observarlos en un proceso formal donde entendamos el entorno, la familia, las dinámicas y de ahí podamos hablar de una situación orgánica o emocional.

 

Muchas veces los estímulos proporcionados al niño son tan variados, tantos y los juicios sobre él van “etiquetándolo” de tal forma, que lo que el niño demuestra es justo lo que se percibe de él, se identifica con lo que se dice de él. Las “etiquetas” siempre refuerzan su comportamiento.

 

Desde mi experiencia con niños, que en las escuelas son reportados como “posibles” para diagnostico de Déficit de atención he encontrado una oportunidad de trabajo con sus emociones, con las dinámicas familiares, con la aceptación de la singularidad del niño, con su diferencia dentro de su familia, de su escuela. He encontrado la posibilidad de que sean valorados y aceptados como son y desde ahí, esta conducta que parece inaceptable, que causa tantos problemas, poco a poco se va regulando, no a través del cambio de la personalidad del niño sino a través de cómo el entorno cercano al niño cambia la percepción de este y la actitud hacia él.

 

Dice Silvia Salman (Psicoanalista): “Creo que asistimos a un tiempo histórico donde el campo de la singularidad trata de ser aplastado por todos los medios, y el dispositivo médico, con la tabla de síndromes y trastornos, lo que hace es uniformar, en el sentido policial, a una gran variedad de fenómenos. Cuando en el consultorio uno recibe a un padre, o una derivación pediátrica, lo primero que hay que hacer es escuchar al niño, porque la demanda familiar es que no moleste más, y la demanda médica, o médica-escolar, es que sea como el resto. La pastillita tiene una ventaja: precisamente, aplasta al síntoma y lo transforma en un trastorno, concepto que viene de la psiquiatría. El trastorno, al contrario del síntoma, tiene traducción en los manuales de psiquiatría, y particularmente en el DSM IV, que es el órgano de consulta de los cognitivistas y de los psiquiatras. En otras palabras: “El síntoma produce, subjetiviza; el trastorno aplaza, aplasta”.

 

Yo soy Psicoterapeuta Gestalt. No hay diagnóstico, entendemos al ser humano en su totalidad y como parte de esta, el entorno del individuo y las afectaciones de él, sobre todo en los niños y los adolescentes.

 

Te invito a observar, a no etiquetarlos, a trabajar con sus padres y a ver que de ti se mueve cuando esos pequeños y singulares individuos te desesperan.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí