En búsqueda de la calidad en la educación I

0
152

calidad-educacionDesde hace años se ha observado que el problema de la calidad educativa recae sobre todo en la falta de estrategias y acciones eficaces en los procesos pedagógicos y de gestión por parte de los profesores.

Diferentes investigaciones han documentado que los docentes carecemos de habilidad y liderazgo para crear nuevas visiones de la realidad; la falta de actualización de estos agentes de la educación está en un bache que provoca que año con año continuemos pensando que las malas generaciones se hacen, mientras que la realidad es que las hacemos. Sin embargo, este punto de vista puede cambiar a partir de la premisa de que: la educación está ahora empeñada, por primera vez en la historia, en preparar a los hombres para un tipo de sociedad que aún no existe. [1]

Uno de los componentes principales de la calidad de la educación es, sin duda alguna, mejorar o perfeccionar todas aquellas actividades que se relacionan con el aprendizaje, la enseñanza y el modo de operar los programas, estrategias y acciones del sector educativo. Esto solo se logrará si los profesores se comprometen a obtener una actualización continua que les permita integrarse a los cambios actuales y de igual manera integrar a los alumnos a estos cambios: Solamente cuando la educación se concibe como la creadora de una mejor civilización, forjadora de hombres y mujeres más conscientes y responsables de sí mismos y de su comunidad, será cuando se promueva la generación de riqueza humana y material. [2]

En la búsqueda de calidad y de una identidad que le permita diferenciarse de otros docentes, los maestros deben evaluar sus competencias y averiguar cuál es el método más adecuado para optimizar sus propias capacidades, esto con el fin de generar una ventaja comparativa y competitividad en el contexto de las exigencias educativas actuales.

En este contexto, se demanda una evaluación globalizadora y procesal que permita determinar las cualidades y áreas de oportunidad que tiene cada uno de los profesores encargados de generar el cambio en las aulas, esto con el único fin de aprovechar al máximo todas las capacidades de los docentes y concientizarlos de cuáles son las áreas que carecen de algún punto en especifico, todo esto encaminado a lograr una mejora substancial en su práctica docente.

Es importante mencionar que la evaluación es un proceso básico dentro del quehacer educativo, pero sin duda para el docente, es un proceso que determina el nivel del progreso, transformación y cambio que se da en los centros  educativos, si hablamos en forma cualitativa, pero cuantitativamente es medir los estándares de calidad que se requieren para lograr el objetivo deseado.

[1] Esteve, José M. (1994). El malestar docente; Editorial Paidós, Madrid, p. 32.

[2] Casares, David. (2009). Líderes y educadores; Editorial Limusa, México, p. 120.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí