En este regreso a clases… ¡La familia cuenta!

1
170

Padres de FamiliaDe acuerdo con información de la SEP*, el pasado lunes 19 de agosto un total de 26 millones de alumnos de Educación Básica iniciaron el ciclo escolar 2013-2014. Considerando nuestros resultados educativos a nivel nacional, quizá sea tiempo de plantearnos como directivos ¿cómo podemos colaborar para que los padres se involucren en la educación de sus hijos?

Es bastante conocido el hecho de que los padres demandan a la escuela muchas responsabilidades que ellos mismos han dejado de asumir: “miss: dígale usted que desayune porque a mí no me hace caso”, “por favor, maestra, usted pídale que se peine porque yo ya le dije y vea ¡qué pelos!

Por otro lado, los medios de comunicación están fomentando que los padres de familia exijan a los profesores una educación de calidad (lo cual es totalmente válido considerando que ellos son los principales encargados de la formación de sus hijos); aunque por desgracia, esto ha provocado que los maestros desenvainen la espada cada vez que una mamá se acerca para platicar con ellos.

¿Cómo entablar una comunicación que favorezca la formación de los alumnos en medio de lo que parece una guerra de bandos: padres vs. colegio? Voy a compartirles algunas ideas para reflexionar.

  1. En primer lugar, asegurarnos de que el personal de la escuela esté preparado para realizar sus funciones: ofrecerles espacios de capacitación para promover la reflexión y ayudarlos en su preparación continua. Eso no significa que los maestros tengan prohibido cometer errores (como lo hace todo ser humano) ni que tengan que estar complaciendo los deseos de cada uno de los padres. Esto implica crear herramientas para que la escuela tenga una postura clara cuando los padres se acercan con alguna petición o reclamo.
  2. Existen escuelas en donde, como parte del reglamento, se les pide a los padres cumplir con el 80% de asistencia a los eventos escolares; sin embargo, no es lo mismo que acudan a los centros escolares por convicción propia que por imposición. Una alternativa para atraer a los padres a la escuela es partir del entusiasmo de los propios niños por compartirles las actividades que tienen preparadas. Si el niño está obligado a participar en un festival en el que no tiene ganas de salir, es muy probable que no realice una invitación que motive a la asistencia. De ahí, que sería buena idea considerar la opinión de los mismos alumnos sobre lo que les gustaría mostrarles a sus padres.
  3. Normalmente cuando llamamos a los padres a entrevistas es para darles “malas noticias” sobre sus hijos, quizá si los citáramos para compartirles algún logro o éxito del alumno, esto les ayudaría a “bajar la guardia” y no presentarse a la escuela “a la defensiva”.
  4. Considerar el hecho de que muchos padres no pueden acudir constantemente a la escuela por sus horarios de trabajo. Sin embargo, podemos hacer uso de la comunicación escrita (a través de las libretas de tareas, correos electrónicos o página web de la institución) no solo para recordarles los “deberes” sino para ofrecerles lecturas y comentarios sobre la importancia de su función en la educación.
  5. Contar con un buzón de sugerencias abre la oportunidad de que los padres se sientan escuchados y considerar sus ideas y opiniones cuando van encaminadas a la mejor preparación de los alumnos, puede hacerlos sentir tomados en cuenta.
  6. Realizar talleres para padres que motiven la reflexión, no desde un lugar de “los sabios” que vamos a decirles cómo educar a sus hijos, porque de entrada los estaríamos descalificando, sino con una mirada comprensiva que atienda sus temores, inquietudes y dificultades y en el que se pueda generar un espacio donde se permitan intercambiar experiencias que enriquezcan el diálogo.

Por último, es importante tener presente que la educabilidad  tiene un límite, y que si a esa madre o a ese padre su propia historia personal no le permite dedicar tiempo a la relación con su hijo, la escuela podrá hacer poco por acercarlos… pero siempre podrá trabajar a partir de una relación afectuosa y un trato respetuoso con cada uno de los alumnos.

* http://www.comunicacion.sep.gob.mx/index.php/comunicados/agosto/239-comunicado-123-inicia-ciclo-escolar-2013-2014

Claudia Hirsch M.
Pedagoga y psicoanalista
educacionypsicoanalálisis@gmail.com

 

Foto: woodleywonderworks via photopin cc

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí