Entrevista Maestro Ángel Eliseo Cano Garza

0
489

 

Kpta. Bien, Angel muy buenos días, te agradecemos este espacio que nos das para compartir con la Revista Kpta un poco de ti y tu experiencia en este mundo de la educación.

 

A. Gracias a ustedes.

 

Kpta. Para esta sección de líderes del cambio creemos que tienes cosas importantes que compartir; sobre todo a directores de instituciones educativas. Me gustaría que me platicaras quién es Ángel y cómo incursiona en el mundo de la educación.

 

A. Bueno, pues yo nací en Monterrey, Nuevo León, he incursionado en el mundo de la educación, pues prácticamente desde que me gradué de mi primer carrera. Yo estudié en el Tecnológico de Monterrey y ahí me quedé a trabajar en cuestiones más de tipo de Tecnología Educativa, que en aquel entonces apenas estaba creciendo toda esta cuestión de la universidad virtual, de los cursos virtuales en línea, etc. Ahí me quedé en el mismo Tec de Monterrey, en el Campus Monterrey. Después tomé algunas clases como docente. Tenía 23, 24 años y ya daba clases a nivel superior, nivel licenciatura, e hice otra carrera en la Universidad Autónoma de Nuevo León, la carrera de Derecho. Hice también la maestría en el mismo Tecnológico de Monterrey; Maestría en Ciencias, y pues ahí desarrollé mis primeros pasos en cuestión educativa y mi acercamiento más de lleno con la educación superior. Después hice un break en la cuestión educativa, fui más por la cuestión política. Llegué a ser Regidor, Diputado Local en Nuevo León, Sub-delegado en Sedesol también en Nuevo León, y luego regresé a la academia, porque mantuve esa relación con el Tec de Monterrey a través de algunas clases por algunas asignaturas que daba, digamos como Profesor eventual. Regreso después a la academia ya a la Rectoría de una universidad de Monterrey, que es el Centro de Estudios Universitarios. Ahí duré 4 años, en CEU, universidad ya de 40 años en Monterrey. Ya después se da una invitación para la Ciudad de México, a la Universidad Latina, la UNILAS, año y medio y ahora estamos acá.

 

Este ha sido, a grandes rasgos, un repaso de donde he estado en la parte educativa, siempre relacionado con la educación Superior. Aunque he de confesarte que también en Monterrey soy el Presidente de un Consejo que tiene un colegio en la educación básica, que es el Colegio San Miguel. Es un colegio donde se imparte ahorita preescolar y primaria, ahí estoy también evidentemente muy relacionado, pero no formo parte de la operación propiamente del colegio, sino solamente del Consejo de Administración. Ese fue un proyecto también ya de hace 8 años.

 

Kpta. Ok. ¿Cómo sientes tú la educación particular en México? Se dice que ha habido incluso más desarrollo en la educación pública que en la particular. ¿Cuál es tu opinión al respecto?

 

A. Mira, las pruebas que se han realizado en educación básica nos dan una idea de cómo andamos en las escuelas particulares y en las escuelas públicas. Yo creo que el principal indicador es la prueba PISA. A nivel básico es uno de los indicadores que nos puede dejar ver cómo andamos aquí y cómo competimos con los distintos países. Yo siento que hay un atraso muy fuerte en el área educativa a nivel básico en México. Seguimos teniendo una deserción muy fuerte. Tenemos todavía esta culpa, esta cadena de culpas del nivel anterior; es decir, aquellos muchachos que llegan a preparatoria dicen que en secundaria no los educaron, los que llegan a secundaria dicen que en primaria no los educaron y así.

 

Kpta. Hasta que llegas al vientre materno.

 

A. Hasta que llegas a los papás que no los educan. Entonces seguimos teniendo esas culpas, y yo lo veo aquí en nuestra universidad. En la universidad en la que estuve, los muchachos nos llegan con unas deficiencias muy grandes y la solución no está solamente en un nivel, no está en nosotros como universidades, no está solamente en nivel secundaria, sino es todo un sistema educativo, que de alguna manera ha sufrido un atraso muy fuerte. Los números a nivel internacional no nos ponen en un buen lugar. Yo creo que hay muchísimo que hacer en la parte de valores, de competencias. Que hoy, aunque ya se está cambiando el currículum, creo que todavía falta mucho por avanzar y que el alumno pueda ser mucho más competente mientras vaya avanzando de nivel educativo. Que pueda tener, también, mayores oportunidades de desarrollarse y de terminar su nivel medio superior. Que es el embudo más fuerte donde están, donde tenemos a los muchachos. Se nos van la gran mayoría.

 

 

Hoy en día, solamente el 30% de los jóvenes entre 19 y 23 años estudian una carrera profesional. Cuando estamos hablando que el país es, más o menos, como Argentina, como Chile, donde superan del 55% al 60% en cobertura. Eso implica pues que el rezago que hay en México es muy fuerte en comparación del desarrollo que han tenido en otros países y lo han hecho mucho más rápido. Se ha presumido en estos 10 años, de los últimos 10 años de Gobierno, el avance que ha tenido la educación superior y si, es cierto, realmente hemos avanzado, el problema es que el atraso era muchísimo, era muy fuerte muy grande y el paso, aunque si se ha avanzado, ha sido muy lento. Yo creo que la prioridad en el Gobierno Federal debe ser el tema educativo, sin duda. Ya sabemos los problemas que pasamos en cuestión de seguridad, pero sin duda apostarle a la educación es apostarle al futuro de México.

 

Kpta. ¿Tú crees que sigue siendo el eje principal que se puede desarrollar y poner en calma a este país?

 

A. Sin duda, sin duda a mediano y largo plazo evidentemente, apostarle a la educación es un proceso que tarda lustros, décadas en ver el fruto de esa semilla que se siembra, pero la apuesta ahorita debería ser la educación. La delincuencia y la inseguridad precisamente te rebota en la falta de la educación, en la falta de valores, en la falta de compromiso de los padres de familia hacia sus hijos y el hecho de que muchos de los muchachos que deberían de estar en las escuelas, están en las bandas delincuenciales.

 

Kpta. Ok, tienes muy claro por dónde puede haber algunos cambios para mejorar el tema de la educación. Esos cambios, o estas propuestas generales ¿cómo las traduces en acciones como director de una Institución educativa?

 

A. Bueno, a mí me queda claro que el principal problema no radica en una cuestión de presupuesto. Que es la queja de cada vez en la cámara de Diputados cuando se discute el Presupuesto Educativo. Está comprobado que los profesores en México, en el caso de educación básica, su salario es muy similar a países como Finlandia, donde tienen el primer lugar en nivel educativo en el mundo. Entonces es un problema más de estructura, de políticas, de procesos efectivos, de profesorados. Pero, insisto, no a nivel salarial, sino a nivel de competencias, a nivel de compromiso. Creo que hay muchísimo por hacer en cuanto a políticas gubernamentales para que podamos tener una educación mucho más fortalecida en cada una de las entidades federativas. Eso en cuanto a básica. A nivel superior los problemas son similares; sin embargo, tienen otras características a nivel superior. Sí, efectivamente, hay muchos muchachos que se quedan fuera de estudiar porque no tienen los recursos necesarios para acceder a la educación superior. El caso de la Ciudad de México es el más latente y el más conocido, donde según los mismos medios de comunicación, cada año más de 100,000 alumnos se quedan sin estudiar en alguna de las universidades públicas y, evidentemente, aquí también hay un problema de presupuesto de políticas gubernamentales. Pero también de apoyos hacia aquellas universidades donde puedan tener o darle acceso a los mismos muchachos que se quedan sin estudiar. Y las universidades particulares es lo que hemos propuesto por muchos años; el buscar que el estado pueda ser un buen aval en la parte, por ejemplo, de créditos educativos, donde el muchacho si no puede acceder a la educación superior pública, lo pueda hacer en alguna particular, pero de buena calidad y que no busque alguna universidad donde le cobran barato y el servicio que le dan también es barato, no, entonces es de poca calidad. Entonces a nivel superior las características y la problemática son un poco más complejas. Sobre todo porque es un problema también de nuestra falta de acceso de los muchachos a la educación superior y que hay un área de oportunidad enorme para el gobierno de hacer cosas diferentes; de dar apoyo a quienes realmente lo necesitan y de buscar que las carreras, las licenciaturas, puedan también tener una mayor vinculación en el sector empresarial, en el sector laborar. Eso también es parte importante de las políticas del gobierno.

 

Kpta. Ahora, hablando de ese líder que eres, como persona encomendada de llevar el rumbo del UNILE y quizás parte de FIMPES en los próximos años: ¿Cuales son esas acciones o esas actividades que tú me puedes decir son claves para poder decir: “Tengo las cosas bajo control y en la dirección correcta”?

 

A. Bueno pues, comparto ahorita dos responsabilidades muy grandes: por un lado está precisamente la rectoría de la Universidad Latina. Una universidad que ya cuenta casi con 10,000 alumnos desde secundaria, a nivel superior y maestrías. Así como también la responsabilidad de ver los cuatro campus. Tengo dos vice-rectores. Uno por la parte administrativa y otro por la parte académica. Con ellos hacemos un gran equipo y hacemos una labor de estar buscando, cada vez más, que la universidad se pueda consolidar como una de calidad, como una universidad de prestigio y que pueda tener también, a su vez, acceso a un mayor número de jóvenes que demandan una educación superior de calidad. Ese es un trabajo que evidentemente me demanda la mayor parte del tiempo como rector de la Universidad Latina. Y por otro lado está la federación que, desde abril pasado, me nombraron en la asamblea de rectores como “Presidente” de la Federación de la FIMPES, de la Federación de Instituciones Mexicanas Particulares de Educación Superior. Esta parte es un compromiso muy fuerte que tomé en abril y que evidentemente me lleva a una serie de esfuerzos, de trabajo, de tiempo que hay que dedicarle para gestionar todo lo que requiere la federación ante instancias como la misma Secretaría de Educación Pública, u otros organismos donde tenemos relación, como son algunos otros organismos que acreditan programas educativos. Nosotros solamente acreditamos instituciones de educación superior. No nos metemos a programas, ni a evaluar alumnos. Solamente acreditamos universidades particulares. Pero a su vez tenemos una serie de reuniones, de juntas, de acuerdos y de convenios con distintas instancias. Insisto, principalmente con la Secretaría de Educación Pública, con las Secretarías de los Estados, con las Entidades Federativas. Este es un asunto también complejo porque, evidentemente, cada Entidad Federativa tiene su complejidad. Tiene sus propias reglas, sus propias políticas, y esto hace que nuestra gestión vaya a impactar, que tenga que impactar, en 31 instancias. No solamente en la Secretaría de Educación Pública; porque evidentemente ternemos muchas universidades que están en el interior de la República. Que sus reconocimientos de validez oficial no los tienen ante la SEP. Entonces los acuerdos que se puedan llegar ante la SEP, a ellos les impactan un poco. Entonces hay que buscar que también los Secretarios de Educación de los estados puedan adherirse a las peticiones que está haciendo la federación. Y bueno, es un asunto que requiere mucho cabildeo. Se requiere mucho trabajo de gestión y eso es parte del trabajo como presidente; buscar que los intereses de la federación, los intereses de las 100 universidades que conformamos la federación puedan salir avantes y puedan desarrollarse de la mejor manera, es un trabajo complejo.

 

Kpta. ¿Cuál es el estilo de liderazgo que tú consideras que tienes?

 

A. Bueno, pues yo busco siempre una participación de todos. Un liderazgo participativo donde podamos, a través del consejo directivo que tengo en FIMPES, decidir todo lo que tiene que ver con la federación. Sin imponerlo, tampoco, a los demás miembros. Buscar que todos los miembros de la federación, los 100 Rectores, podamos opinar sobre lo mismo. Que podamos llegar a consensos. Ese es el estilo que he tratado de implementar. Insisto, no es fácil porque estás hablando de 100 cabezas, 100 líderes de instituciones de educación superior que representan a 400,000 alumnos. Entonces se vuelve un asunto un poco difícil de llevar, pero a final de cuentas creo que es lo mejor para que la federación salga avante. Algunas ocasiones no están todos de acuerdo, evidentemente. Pero se trata de buscar mayorías, si no hay consensos, de perdida mayorías con las decisiones.

 

Kpta. Y para ello ¿cuál crees que es tu principal fortaleza para todo este tipo de cabildeo, gestión, negociación, acuerdos que tienes que buscar entre tanta gente?

 

A. En primer lugar conozco a la federación desde hace cinco años que estoy en esto. Siempre he participado de una u otra manera en las actividades. Fui y coordiné una comisión desde hace cuatro años. Conozco muy bien a los rectores. Evidentemente los nuevos los voy conociendo porque algunos entran, salen, etc. Pero trato de hacer un acercamiento con los rectores, de una comunicación muy estrecha. Hablo por teléfono muy seguido con ellos, estoy en constantes reuniones para ver sus puntos de vista. En la misma planeación estratégica que hice desde un principio para mi período, cité a todos donde pudieran participar y pudieran opinar. Yo creo que esa, el hecho de tener buena relación, tener ese acercamiento, dedicarle tiempo a esto. Estoy en la Ciudad de México que es, también, una ventaja, porque aquí es donde está la SEP y los tiempos se pueden facilitar un poco para estar en entrevistas, en reuniones, en consejos, etc. También conozco a los rectores de Nuevo León, porque trabajé ahí cuatro años. Conozco muy bien a los de Jalisco, a los de Puebla, de las ciudades más grandes. Entonces eso hace que haya la confianza de ellos para externarme cualquier situación, cualquier duda y es la forma en que trabajamos.

 

Kpta. ¿Y quienes son las personas que han influido más en tu formación profesional?

 

A. Pues en primer lugar mi madre que tuvo carrera magisterial. Mi Madre inició desde maestra de primaria, educación pública y después fue directora. Después llegó a ser supervisora y así se jubiló. Yo crecí admirándo su trabajo en la parte educativa. Desde un salón de clases hasta dirigir una escuela y supervisar varias. Eso a mí me llamó muchísimo la atención. Digamos que me enamoré de lo que hacía mi madre. Ella me llevaba a escuela a la que iba y fue, sin duda, alguien muy importante que sembró en mí esa inquietud, tal vez la principal. Y bueno, en distintos momentos de mi vida me han impactado algunas personas. Yo te puedo decir ahorita, por ejemplo, de Ramón De la Peña que fue mi rector en el Campus Monterrey del Tec de Monterrey. El ahorita es rector del Centro de Estudios Universitarios en Monterrey. Fue director también del INEA durante seis años con Vicente Fox. Desde que yo estuve como alumno de la carrera en el Tec de Monterrey y él como rector, tuvimos una muy buena relación. Mientras yo participaba en las actividades estudiantiles propias de la Sociedad de Alumnos tuve un acercamiento con él que fue para mí muy importante. Impactante, digamos en el sentido de la admiración que le tenía y le tengo por su trabajo en una institución tan reconocida como es el Tec de Monterrey. Te puedo mencionar de varios, pero creo que este, y sin duda mi madre han sido los más importantes.

 

Kpta. Mas allá de ellos ¿A quién te gustaría seguir o parecerte? ¿Quién es tu ejemplo a seguir?

 

A. Mi ejemplo a seguir. Híjole, pues mira yo admiro muchísimo a los que están en educación. Creo que alguien que ha impactado fuerte, y porque lo conozco de hace muchos años, es el presidente de la República, Felipe Calderón. He tenido la oportunidad de platicar en varias ocasiones con él. Como Presidente solamente en un par de ocasiones, pero en varias antes de serlo. Yo siempre lo he admirado por su convicción, por su tenacidad, por su visión. Y bueno, todo lo que de alguna manera admiraba antes en él, sus ideas, etc. Lo vine confirmando ahora como Presidente de la República. No es que lo admire como alguien que yo quisiera ser, la verdad que ésta, esa función es muy complicada, y no es una aspiración ni mucho menos. Pero si, evidentemente, es una admiración la que le tengo por la valentía que ha tenido al afrontar las cosas que ha afrontado. Yo creo que la Historia lo va a juzgar de mejor manera, creo que como se le está juzgando ahorita, pero es una de las personas que admiro.

 

Kpta. Y quizá veo ahí un poco que eres amante de la congruencia, ¿No?

 

A. Sí, (rie).

 

Kpta. Lo que dice, que se haga ¿No?

 

 

A. Que se haga.

 

Kpta. Eso es importante.

 

A. Sí, sí, muy importante.

Compartir
Artículo anteriorPlaneación Didáctica
Artículo siguienteLanding Page Usuarios
Empresario y Coach mexicano con más de 20 años de experiencia en el cierre de ventas e inscripciones para instituciones educativas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí