La escuela como espacio incluyente

0
687
escuela
escuela

La creación de un espacio incluyente dentro de la escuela depende en gran medida de las autoridades de la misma institución; su labor se apoya en la comunidad educativa: padres y alumnos, así como en la misma comunidad de la que cada colegio forma parte activa.

La dirección, los docentes, el personal administrativo y de intendencia, es una labor permanente, conjunta, comprometida y no se trata de “un día sí y un día no”  La filosofía incluyente debe ponerse en práctica todos los días, ya que es así como va permeando en todos los actores de la escuela.

Una verdadera filosofía incluyente no es una “labor de ayuda” para un padre de familia en concreto, es un trabajo pedagógico con los alumnos para que comprendan la diversidad, sus desafíos y las grandes fortalezas que tienen sus compañeros: El mundo está lleno de personas diferentes, esto no tiene que ser un hecho desconocido para ningún alumno; la escuela incluyente trata de que apreciemos la riqueza en la diversidad. Todos podemos trabajar por una meta común; cada uno desde sus fortalezas particulares.

¿Cuáles son los retos de una escuela incluyente?

  1. La revisión de sus espacios físicos, ya que este desafío implica modificaciones arquitectónicas.
  2. La revisión de políticas y normativa interna.
  3. La revisión de requisitos de contratación de personal.
  4. La designación de un equipo que atienda específicamente las inquietudes de los grupos escolares relacionadas con la inclusión.
  5. La adaptación de procesos metodológicos en la enseñanza.
  6. La capacitación de profesores y personal en general.

De acuerdo con la UNESCO, estos son 3 de los Principios para tener una Escuela Incluyente:

  • Promover el desarrollo de una serie de capacidades y la apropiación de determinados contenidos culturales necesarios para que los alumnos puedan participar e integrarse en su medio sociocultural.
  • Favorecer la igualdad de oportunidades, proporcionar una educación personalizada, fomentando la participación, la solidaridad y cooperación entre los alumnos, mejorando la calidad de la enseñanza y la eficacia del sistema educativo.
  • Impulsar la democracia y la justicia, favoreciendo el hecho “que todos los niños de una determinada comunidad aprendan juntos, independientemente de sus condiciones personales, sociales o culturales, incluso aquellos que presentan discapacidad”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí