La educación… no es improvisación

0
219

Fundamentos teóricos de la educación

Fundamentos EducacionComencemos. La educación es un proceso continuo de aprendizaje y desarrollo del ser humano, frente al cual personal profesional especializado (los profesores) interviene enseñando de acuerdo a marcos curriculares, teorías y técnicas pedagógicas que utiliza de acuerdo a los objetivos pedagógicos propuestos. No menos importante es el contexto en el cual se dan los procesos pedagógicos.

Al respecto podemos afirmar que el mundo actual vive un periodo de expansión y cambio, caracterizado por la reducción de dos categorías básicas que conforman el sentido de la realidad para todo ser humano: el tiempo y el espacio.

A diferencia de otras épocas, el mundo contemporáneo es un mundo en donde el tiempo adquiere básicamente una dimensión de cotidianeidad reducida a los procesos de satisfacción de las necesidades más inmediatas de los seres humanos. La idea del tiempo-hora o del tiempo-día gana paulatinamente terreno a la idea del tiempo-ciclo, con el cual se percibía el desarrollo del mundo en grandes períodos de desenvolvimiento.

El hombre, inserto en el tiempo-ciclo concebía su propia existencia individual y comunitaria enraizada a un sustrato cultural y social permanente que le daba seguridad y sentido de pertenencia a una historia propia de la humanidad. El hombre era parte de esa humanidad y su destino estaba “asegurado” por una marcha común con los otros hombres. La idea del todo universal daba la certidumbre de ser una fracción significativa de un proyecto histórico al cual había que supeditarse para un mejor vivir.

El tiempo era comprendido en ciclos largos, en los cuales los elementos de la estructura social y los elementos normativos y simbólicos de la cultura permanecerían por siempre. El mundo se presentaba así, permanentemente, como una realidad sin cambio. El hombre, con su trabajo, sólo podía aportar un pequeño grano de arena a la construcción de este desenvolvimiento de la realidad, muchas veces vislumbrado como un proceso cuyo propietario era un destino sin nombre.

El desarrollo de la INTERNET y las nuevas innovaciones informáticas y las tecnologías de la información y comunicación (TIC) actúan como una variante que actúa como un detonante potencial del aparecimiento del tiempo-hora. Se trata, en este caso, de la acumulación de la información, producto del desarrollo de las impresiones digitales, de las facilidades de comunicación y del desarrollo de la ciencia que, por su carácter acumulativo, va rompiendo el difundido hábito del quehacer filosófico, provisto siempre de preguntas e interrogantes originales

El hombre se puede desplazar físicamente como nunca antes en la historia de la humanidad. Ello marca una nueva forma de concebir su hábitat. Este ya no es el mismo para la vida del trabajo y la vida familiar. Por ejemplo, yo debo transitar hacia mi trabajo desde mi hogar, dejando de lado toda posibilidad de enfrentar el mundo laboral con una concepción comunitaria de la existencia. En el trabajo soy parte de un eslabón, o una función determinada por la organización (muchas veces de carácter impersonal) a la cual pertenezco. Existen tantos hábitat como posibilidades tiene el hombre de cumplir diferentes roles en la vida social. Ya no es el ser humano quien da la unidad al mundo, a través de su permanencia, sino que el mundo se le atomiza por las distintas visiones que tiene desde todos los hábitat y roles diversos que debe cumplir, para subsistir y desarrollarse.

Sin embargo, el mundo actual ofrece al hombre múltiples alternativas de crecimiento y auto desarrollo, con todo lo que esto significa en términos de desafío de desarrollar nuevas habilidades, destrezas y formas de conocer intelectualmente la realidad. Pero también produce grandes contradicciones que es preciso enfrentar desde una perspectiva pedagógica. Un mundo amplio en información implica capacitar al individuo a seleccionar adecuadamente los datos que requiere para vivir, ya que no los puede adquirir todos (y quizá no sea ni remotamente necesario), ni puede permitir que su visión del mundo se forme a partir de la información que intencionadamente le entregan los medios de comunicación masiva.

De igual modo, la capacidad potencial de acercamiento físico a distintas realidades antes lejanas, es una posibilidad que para las grandes mayorías aún está planteada como un deseo a largo plazo. Empero, y ello es evidente, hoy día el hombre se traslada más lejos y más rápidamente que en décadas atrás, ya sea física o virtualmente. Conoce otros modos de vida y otras significaciones dadas a la realidad por otros seres humanos, lo que facilita mayores niveles de comprensión de otras culturas si está preparado para ello.

Está situación cada día se expandirá más y eso marca serios desafíos para la formación de nuevos profesores. El viejo nacionalismo, tan enraizado en las escuelas, deberá dar paso a relaciones más fraternales y solidarias con otros seres humanos que viven en lugares diversos pero que pueden ser mis vecinos ocasionales o permanentes en un corto plazo. La educación debe trabajar para acrecentar en los niños y jóvenes mayores niveles de comprensión de realidades diferentes a las suyas.

Todo esto ha de realizarse en tiempos cortos, ya que el mundo de hoy es vislumbrado desde la perspectiva del tiempo-hora o del tiempo-día. Y, no obstante, el hombre no dispone del tiempo-ciclo necesario para llevar a cabo las tareas de coordinación en un mundo lleno de información y movilidad física.

El hombre contemporáneo vive en un mundo cotidiano convulsionado, sin que pueda darle sentido histórico o global, ya que no posee un tiempo suficientemente amplio para incorporar sus proyectos personales, sociales o comunitarios en él.

La pérdida de la visión de lo absoluto o de lo integrado y global, se convierte así en un problema de inmensas proporciones. Para darle sentido histórico a la existencia cotidiana tiene sólo un tiempo corto, que es justamente el que no le permite comprender (ni siquiera entrever) el tiempo-ciclo, en donde es posible incluir los elementos parciales de la realidad en contextos significativos de mayor extensión. De ahí también el nacimiento de tantos autoritarismos-pragmáticos (autoritarismos impregnados de pragmatismos cotidianos en aras de la obtención de la eficacia y eficiencia), como medios de suplir la falta de tiempos largos y con ello de significaciones históricas de largo plazo que den sentido a las existencias individuales.

De este contexto surgen tareas pedagógicas muy específicas que, comprendiendo las contradicciones mencionadas, permitan enfrentar a los niños y jóvenes al mundo en cambio. La búsqueda de la estabilidad debe realizarse no eliminando artificialmente los cambios, sino partiendo de ellos. Los procesos pedagógicos que tienden a mantener visiones rígidas del universo no sólo dañan a los educandos, sino las posibilidades reales de dirigir adecuadamente dichos cambios para el beneficio de las personas y sus comunidades

Un mundo en expansión y cambio debe ser concebido pedagógicamente como procesos que producen profundas transformaciones en los educandos y en los profesores, de manera directa e inmediata. Frente a éstos, o se educa para poseer libertad de elección o se educa para adecuar a los hombres a los determinismos que implica el medio ambiente social. Y en esto la acción pedagógica ejercida por el profesor debe asumir un rol de protagonista y orientadora de los cambios en que se ve envuelta, para no sucumbir a dichos determinismos. El profesor, en esta tarea, tiene un papel fundamental y es preciso formarlo adecuadamente para la misma.

Esto nos lleva, desde hace décadas, a la idea de que la construcción del Reino pasa a suplantarse por la del progreso permanente, idea peregrina que sin duda debe cambiar, dado que el sistema construido sobre la idea de un crecimiento permanente debe dar paso a la idea de un decrecimiento como forma económica y como estilo de vida cotidiano.

La educación hoy día está mayoritariamente al servicio de esta idea de progreso permanente y si a ello le agregamos la irrupción violenta de las TIC en las últimas décadas, ésta no tiene un camino seguro y fiable de desarrollo. Se parte de una incertidumbre que lleva a banalizar la educación, mediante la idea de que ella se hace de manera integral mientras más proyectos pueda desarrollar la escuela y más puedan aprender sus alumnos de acuerdo a escalas de medición de los aprendizajes, que se han convertido en verdaderas camisas de fuerza de las instituciones escolares, no solo a nivel local, sino a nivel internacional, comparando situaciones de contexto en donde ésta se desarrolla de maneras muy diversas. La fijación de estándares a nivel internacional es otra de las aberraciones que se pueden cometer en contra de los alumnos y alumnas de carne y hueso. …continúa lee: LA EDUCACION ES UN PROCESO CONSCIENTE Y DIRIGIDO.

 

Gabriel De Pujadas Hermosilla

Consultor Educacional

Profesor de Filosofía, sociólogo con especialidad en Desarrollo y Educación

Magister en Educación con mención en Administración y Gestión educacional

Magister en Tecnologías Aplicadas a la Educación

Diplomado en Equidad de Género

Desde el 2009 a la fecha participa en el Grupo de Trabajo Académico Internacional de
la Secretaria de Educación Pública de México

Activo miembro de comisiones educacionales de México

 

Foto: Extra Ketchup via photopin cc

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí