Las nuevas cartillas de evaluación

0
218

En comparación con las boletas del ciclo anterior, el nuevo documento oficial está integrado por un mapa curricular de educación básica que establece niveles de méritos en A, B, C y D, especificando la colaboración requerida por familia, docentes y directivos.

Una A equivale a un desempeño destacado en los aprendizajes esperados en cada bloque, mientras que B, C y D serán satisfactorio, suficiente e insuficiente, respectivamente.

De acuerdo con la SEP, a partir del primer grado de primaria, el alumno contará con un promedio anual, reflejado en una evaluación numérica, en donde A equivale a 10, B a nueve y ocho, C a seis y siete, mientras que D es un cinco.

Profesores inconformes

Ante la nueva forma de evaluación, profesores de diversas instituciones denunciaron su inconformidad, ya que afirman que las Cartillas de Evaluación “no están bien diseñadas”.

María Elena Yllescas Colón, directiva del Colegio Pedagógico Emma Godoy, explicó que “inicialmente es una controversia, pues están elaboradas para que el alumno no repruebe. Sin embargo, para los profesores es complicado. Se presta a muchas situaciones, ya que al final escribes una calificación. El reto para nosotros es trabajar la parte pedagógica”.

Asimismo, aseguró que hace falta un sistema más sólido de planeación por parte de la SEP, que permita a los profesores conocer a plenitud del nuevo sistema de calificación.

“Existe desinformación por parte de la SEP y no se acercan a las escuelas directamente para venir a enseñarnos. Nosotros el contacto que tenemos es a través de los asesores pedagógicos que con un conocimiento tipo mantequilla vienen y nos explican. A nosotros nos quedan demasiadas dudas”, finalizó.
En tanto, el profesor de primaria Adrián Gil Reyes criticó que el proceso para asignar una calificación implicará invertir el doble de tiempo; sin embargo, reconoció que existe un panorama más completo y estructurado para los padres de familia, ya que se incluye la evaluación por competencias y campos formativos.

“Es como realizar doble trabajo. Por un lado, debemos ejercer la evaluación con letras y por otro lado promediar su equivalente en números. El proceso se hace un poco más tardado y para nosotros no es nada funcional”, explicó.

Por otro lado, por disposición oficial de la SEP, a partir de este ciclo escolar ya no habrá reprobados, ya que los alumnos que no logren adquirir los conocimientos correspondientes a su nivel educativo lo podrán hacer en el siguiente grado, advirtiendo a los padres de familia.

En la Cartilla de Evaluación esto se ve reflejado en una sección, donde los padres o tutores deben firmar para garantizar su responsabilidad y mejorar el desempeño de sus hijos en el siguiente grado.

Blanca Alcántara madre de familia explicó que el nuevo proceso de evaluación, si bien es más completo, no garantiza que los alumnos mejoren, ya que “se sentirán más confiados y no competirán por una calificación elevada”.

Consideró que “cada vez les otorgan más facilidades a los menores, quienes ya no estarán compitiendo por una calificación y por tanto dejarán de esforzarse. Además existen muchas dudas entre los profesores y nadie sabe si este sistema vaya a funcionar”.

La evaluación en la nueva cartilla conserva una sección para calificar la competencia lectora de los alumnos, en donde se especifica la velocidad en palabras por minuto, la comprensión y la fluidez lectora. Además cuenta con óvalos que califican las asignaturas por bloques, que equivalen a un periodo de dos meses.

Milenio

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí