Más vale una acción que mil imágenes

0
228

Lucha contra drogasLa Encuesta Nacional de Adicciones (ENA) 2011 revela que 43% de los jóvenes de entre 12 y 25 años de edad está expuesto a las drogas legales e ilegales.. De éstos, la mitad llega a consumir la sustancia de manera experimental, otro 13% lo hace de manera frecuente.

Un dato de la ENA 2011 que incita a la reflexión es que el tabaco es la droga de inicio de los consumidores.
Pero a todo esto la sustancia no es lo que importa sino el fortalecimiento de las personas y las comunidades. Lo importante siempre es la gente.

Concientizando que lo primordial son los individuos, las campañas de prevención que observamos a través de los medios de comunicación tendrían mayor posibilidad de éxito sí involucraran a toda la comunidad para actuar activamente en generar modelos de recreación sanos, un adecuado manejo del tiempo libre y sobre todo que inviten a la responsabilidad de los adultos y de los jóvenes.

Generalmente los medios de comunicación cuando se refieren a las drogas, lo hacen exclusivamente desde el punto de vista de las substancias ilegales, mientras publicitan y alientan el consumo de tabaco, alcohol y psicofármacos cuyos efectos nocivos son igual de mortales que los de las drogas legales.

Esto constituye una distorsión, generando estereotipos y etiquetas que se asocia el hecho delictivo, pero no todo adicto es un delincuente, de la misma manera un alcohólico no lo es. Así, el consumo no es un hecho típico de la juventud, aunque el inicio pueda darse en esta edad.

El uso de los datos y las noticias de manera poco transparente, lleva a no dimensionar realmente la magnitud del problema, ya que sólo se apunta al control de la demanda, a la prohibición de la oferta, a la culpabilización del consumo, creando un miedo difuso en los padres y educadores, en los adolescentes despierta curiosidad y en la población en general; una idea mítica y equivocada del fenómeno.

Las campañas deben de ser integrales, por lo tanto, los programas que tienden a modificar las conductas son indispensables en una comunidad y no para prohibir o estigmatizar el uso de las drogas.

El IMEPI considera que las campañas de prevención deben de ser positivas. La prevención de las drogas, no es el discurso de la prevención. Prevenir no es impactar con imágenes impresionantes a cierto tipo de público que jamás consumirán drogas.

Los programas y campañas deben dar mensajes positivos, que inviten a la comunidad a fortalecer sus valores, su cultura, sus necesidades, a hacer que las personas, saquen sus propios recursos para alcanzar deseos y anhelos.

Foto: smokershighlife via photopin cc

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí