Niños 2.0, aprendiendo en su interacción con el mundo

0
232

Niños 2.0, aprendiendo en su interacción con el mundo.

Por Rafael Agüero.

La propagación de los dispositivos tecnológicos en todos los ámbitos de la vida y, en consecuencia, su relación con los niños hoy en día es algo que no se puede negar. Los nativos digitales se encuentran en constante interacción con ellos y tienen una habilidad sorprendente para dominar las nuevas tecnologías. En este sentido, los equipos touch son un universo de innumerables oportunidades ya que para los chicos “tocar es probar”, experimentar y lograr cosas.

Desde que nacemos nuestra comprensión del mundo se define por lo táctil -los niños tratan de comprender su ambiente alcanzando y tocando- y, de igual forma, es la puerta de entrada para relacionarnos con otros individuos o cosas a nuestro alrededor.

Si bien la cercanía de los más chicos con la tecnología se observa desde hace tiempo, muchos padres aún no saben cómo reaccionar frente a este comportamiento de los niños, quienes se deslizan de forma intuitiva en las pantallas y presionan los botones con seguridad. La idea de que sus hijos dediquen gran parte de su tiempo a interactuar con diferentes dispositivos como las consolas de juegos, los teléfonos inteligentes o tabletas, aún genera un poco de confusión.

A pesar de todo, progresivamente los dispositivos van ganando su espacio. Son muchos los beneficios que los “juguetes tecnológicos” pueden ofrecer para el aprendizaje, ya que mientras más interactivos sean, más efectivos son para estos fines.

Un reciente estudio de la Universidad de Wisconsin, presentado en una conferencia de la Sociedad para la Investigación del Desarrollo Infantil, demuestra que las pantallas táctiles pueden tener un uso potencial para la educación de los bebés. Los niños que están interactuando con la pantalla, mejoran mucho más rápido su habla, cometen menos errores y aprenden a un ritmo más acelerado.

En este marco es importante resaltar el papel que juega el entorno, ya que los más pequeños incorporarán los hábitos de los mayores a su alrededor y de su contexto sociocultural. La clave para que esta interacción sea beneficiosa es la utilización de la tecnología en el lugar y momento adecuados y bajo la supervisión necesaria del adulto a cargo. Sin duda, la tecnología beneficiará el aprendizaje siempre que sea utilizada como complemento y no como reemplazo de otras actividades esenciales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí