No te preocupes si tus hijos no te escuchan

0
179

Somos el ejemploCaso 1. En el “hogar” : ¡Hoy es la fiesta!  Por fin llegó el sábado, el cumpleaños de mi marido;  todo está casi listo, la cantina llena, el disfraz de “Taibolera”  me queda pintadito , el DJ por llegar, el “Bar Tender” tiene ya toooodo lo que me pidió; hace unos Martinis deliciosos, ni se sienten….

Seguro será el mejor cumpleaños de mi marido, lo va  a disfrutar porque esta semana sólo se fue el jueves con sus amigos y sí llegó a la casa, así que seguro que aguanta la fiesta.

¿Los niños? Ahhhh  ya me los llevé a casa de mi mamá, para que no vean todo este espectáculo. No quiero que luego lleguen borrachos.

Caso 2. En la “escuela”:  ¡Llegó el día! Por fin la prueba ENLACE. Seguro este año volvemos a sacar el primer lugar. Somos la mejor escuela.

¡Miss Fulana! ¿Ya están Sutanita, Perengano y Mengano en la biblioteca?  Pónganlos ausentes en las listas y entreténganlos ahí con alguna actividad, ellos no pueden hacer la prueba ENLACE, están muy bajos de promedio. Hay que cuidar su autoestima….

Caso 3. La “graduación de primaria”:  Regla 1. Como son de primaria NO va ha haber alcohol.

Mamá A: Traje estas botellas de vino en mi bolsa, yo como con vino ¿Gustas?

Papá B: Voy al súper por unas “chelas” aunque sea.

Prima del graduado,  16 años,  tirada borracha en la pista de baile. Se embriago con sus tíos….

Tú, director:

¿Cómo llegas al tercer piso a promover los talleres de voleibol, de Futbol etc? ¿Con suficiente aire en tus pulmones como para dar un discurso que convenza sobre los beneficios de la actividad física? ¿Tu cuerpo refleja esa actividad?

¿Cómo arreglas una pelea entre dos alumnos de secundaria? ¿En privado? ¿Con voz firme y amorosa? ¿Mostrando empatía?

¿Cómo  contienes a un alumno que tiene malas calificaciones? ¿Con afirmaciones positivas? ¿Con alternativas?

Padres, profesores, directores, terapeutas y psicólogos; todos somos MAESTROS, somos modelos, modelamos forma de vida.  No somos perfectos y un modelaje positivo es el reconocimiento del error con quien lo cometimos y la compensación por el mismo. Le permite al de enfrente ya sea mi hijo, alumno o compañero reconocer un problema cuando lo tenga y poderlo resolver en vez de ocultarlo.

“La palabra convence pero el ejemplo, ARRASTRA”

Ireri Del Rocío López Salas
Psicoterapeuta Gestalt

 

Foto: theirhistory via photopin cc

Compartir
Artículo anteriorLos valores éticos en las escuelas (Parte 3)
Artículo siguienteInscríbelos YA!!!!!!
Empresario y Coach mexicano con más de 20 años de experiencia en el cierre de ventas e inscripciones para instituciones educativas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí