Planeación Didáctica

0
4290

Planeación didáctica…la labor del docente contemporáneo. Avance programático, planeación diaria, plan de clase, planeación anual, secuencias didácticas, ¿y la tecnología?

¿Qué es la planeación didáctica?

Previo al inicio del curso o ciclo escolar es común que coordinadores y directores soliciten a los maestros de educación básica la entrega de su “planeación”, generalmente a partir de un formato que el propio centro educativo tiene destinado para ello. Quienes hemos laborado en el aula sabemos que la planificación de clase – sea anual, mensual, semanal o diaria – se convierte en un “mero trámite administrativo”, pues si bien hacerla anualmente permite tener una base del trabajo docente y diseñar secuencias didácticas; muchas veces entregarla sin conocer las características de los estudiantes se aleja de las necesidades puntuales de los propios alumnos, o bien tendemos a repetir el curso por tener años de experiencia dejando de lado la reflexión y la capacidad para diseñar nuevas secuencias didácticas a partir de los cambios en el currículo.

Entonces, ¿cómo hacer de un trámite una herramienta útil que refleje nuestra praxis y que incluya las tendencias más recientes de la educación y el uso de recursos concretos y tecnológicos? Para ello valdría la pena definir o, mejor dicho, redefinir la “planeación docente” en el marco de una educación actual, incorporando las tecnologías y diseñándola desde las características propias de cada sociedad. Es decir, tomar como eje rector la planeación y teniendo en cuenta que los espacios de aprendizaje, recursos o materiales, planes y programas, así como la carga horaria son las variantes y al mismo tiempo los insumos que nos permiten diseñar, desde la didáctica propia de cada disciplina, las clases.

En este sentido, la planeación o planificación (anual, mensual y diaria) debe centrarse en la práctica docente y en cada uno de los espacios que existen para la construcción de aprendizajes –aula, laboratorio, casa, biblioteca, visitas culturales, internet, chats, blogs–. Por lo tanto, la planeación didáctica recupera la experiencia del maestro, el conocimiento que tiene de su disciplina y todas aquellas acciones que diseña para cada uno de los momentos que implican la construcción de aprendizajes. Al diseñar la planeación didáctica, los docentes están desarrollando procesos de pensamiento1. Se entiende entonces que la planeación es el conjunto de decisiones y acciones que los docentes implementan antes, durante y después de la jornada escolar.

Entonces; la planeación es el reflejo de las actividades que cada profesor diseña en función de la carga horario, la secuenciación y dosificación de contenidos temáticos así como de los criterios y procesos de evaluación que el propio currículo determine como los estándares de evaluación del acuerdo secretarial 592 y los recursos que se usarán en cada clase y secuencia didáctica.

En este sentido es importante recalcar que la planeación es el eje de la actividad docente que sustenta los procesos de enseñanza y aprendizaje; requiere de formatos útiles (avances programáticos) que faciliten el diseño de secuencias didácticas. Sin embargo, los recursos (material concreto y digital) así como el uso de la tecnología, no aseguran la construcción de aprendizajes, son un medio para su logro. Es la planeación adecuada y las competencias docentes el sustento para alcanzar el desarrollo de competencias (actitudes, habilidades, conocimientos) que se espera de los estudiantes.

Recuperar la planeación didáctica como base del quehacer docente. ¿Qué hacer para diseñar una planeación o un plan de clase?

No hay recetas, pero sí elementos que promueven la reflexión sobre el quehacer docente y le permiten la elaboración de su planeación desde un sentido crítico y funcional.

  1. Revisar el plan de estudios, el programa de la asignatura y los documentos oficiales más recientes. Actualmente la educación básica tiene nuevos elementos que se plasmaron en el Acuerdo Secretarial 592 (julio 2011)2 que establece la articulación de la educación básica en un sólo tramo de formación haciendo énfasis en el perfil de egreso y que los docentes deben conocer como punto de partida en su planeación.
  2. Desarrollar competencias docentes. La actualización y formación continua en relación con la revisión y evaluación de recursos didácticos óptimos3, el uso de nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) y su implementación en el aula, y el diseño de estrategias didácticas flexibles y acordes al contexto actual, permitirán que haya más cercanía con los estudiantes y que los aprendizajes sean realmente significativos o promuevan la construcción de saberes.
  3. Contar con un formato que incluya todos los elementos necesarios (bloque o unidad, tema, objetivos, competencias, espacios y momentos de trabajo, actividades específicas de los estudiantes, actividades específicas de los docentes, material didáctico que se usará, bibliografía de apoyo, rúbricas o parámetros de evaluación y observación que se tendrán en cada una de las secuencias didácticas, características de las tareas o trabajos y el valor o indicadores de evaluación, por citar algunos) para diseñar secuencias didácticas y que reflejen los procesos de pensamiento del docente.
  4. Conocer, en el sentido más amplio de la palabra, los contenidos de los programas de cada asignatura y su sustento teórico4, así como del método de evaluación necesaria para el logro del perfil de egreso.
  5. Identificar las características y estilos de aprendizaje de los estudiantes; ya sea mediante la revisión de la bitácora o informes del ciclo lectivo anterior o mediante instrumentos de diagnóstico inicial (no necesariamente exámenes) y al comenzar cada bloque que permitan saber qué tipo de conocimientos, habilidades y actitudes tiene cada alumno.
  6. Tener una actitud crítica e innovadora para introducir y diseñar actividades con recursos de la vida diaria que acerquen al alumnado con la disciplina y faciliten su aprendizaje desde la cotidianidad (tales como programas de radio o de televisión, blogs, chats, uso de sitios web, libros de texto y de consulta hasta mapas mentales y conceptuales).
  7. Hacer anotaciones y adecuaciones a la planeación o al avance programático después de haber implementado las actividades en el aula y conocer los resultados, o bien la aceptación, que las estrategias y secuencias didácticas tuvieron entre los alumnos. Al llevar una bitácora será mucho más fácil poder ajustar la planeación para el siguiente ciclo escolar. 

Programar siguiendo la secuencia didáctica: antes, durante y síntesis

Hacer una planeación tomando en cuenta los momentos de una secuencia didáctica “[…] permite tomar conciencia de la importancia que tienen la previsión y la planificación, la regularización y la autorregulación, la valoración, la revisión, la síntesis. Interiorizar el esquema permite pensar de manera estratégica y hacer que nuestras observaciones de la realidad sean más objetivas, más científicas, y en definitiva, más profesionales.”5

 

En este sentido, diseñar secuencias didácticas como parte de la planeación anual nos permitirá, como profesionales de la educación, ser más estratégicos; es decir, ser capaces de tomar decisiones conscientes pero intencionadas. Al hacer nuestra planeación debemos pensar en qué tienen que hacer los alumnos para que ellos sean los protagonistas, el centro del proceso de aprendizaje.

 

Desde luego esto requiere más análisis para construir secuencias didácticas que enriquezcan nuestra planeación, haciendo que ésta sea más coherente con el proyecto educativo del colegio. La suma de secuencias didácticas dará como resultado la planeación anual; por lo anterior es importante tomar en cuenta que en la fase inicial de la planificación necesitamos:

  • Conocer al grupo, las características del alumnado y sus conocimientos previos.
  • Tener presente la atención a la diversidad.
  • Situarnos en la zona de desarrollo próximo, ¿qué aprendizaje se sumará a los que ya tienen?
  • Conocer, comprender y manejar los propósitos, objetivos o aprendizajes esperados (según el programa de la asignatura) y las etapas del proceso de evaluación.
  • Pensar en actividades donde el aprendizaje se centre en el alumno, favoreciendo la autogestión como parte de su proceso de aprendizaje.
  • Plasmar las secuencias didácticas en un formato que sea una manera de objetivar la propia práctica y contrastarla mediante anotaciones y seguimiento, más allá de un mero requisito administrativo. Es decir, llevar un registro y hacer de él un medio para sistematizar nuestros procesos de pensamiento como docentes. 

La planeación didáctica, el eje del quehacer docente…la tecnología, el medio para acceder a los aprendizajes

Si la planeación es la sistematización de la labor docente, ¿dónde debe estar la tecnología? ¿Cuándo y cómo usarla? Es una realidad que las TIC son parte del quehacer diario del aprendizaje; sin embargo no son del todo una novedad.6

Es decir, las TIC han estado presentes dentro y fuera del aula desde hace varias décadas. Sin embargo, pareciera que una vez que inició el siglo XXI las tecnologías son la herramienta de vanguardia en los procesos de aprendizaje. En este sentido y a manera de conclusión, valdría la pena reflexionar cuáles son factibles de ser usadas tanto para la planeación docente al diseñar secuencias didácticas, así como recursos que faciliten que los estudiantes construyan conocimientos y aprendizajes significativos por ser éstos más cercanos a su realidad.

 

Tal como dice Marc Prensky “[…] la tecnología digital que está entrando ahora, más o menos rápidamente a nuestras aulas, usada correctamente puede ayudar a volver el aprendizaje de nuestros alumnos conectado con la realidad, atractivo y útil para su futuro.”7 Sin duda, la parte más compleja para realizar la planeación didáctica desde las tecnologías es la barrera que existe entre nosotros los docentes y las herramientas. El reto está en diseñar secuencias y estrategias didácticas donde se rete a los estudiantes más allá del simple uso de las TIC a buscar, investigar, seleccionar y discernir sobre la información veraz que existe en el ciberespacio.

 

Así un buen o un mal programa de televisión, un artículo que no tiene un sustento teórico adecuado, los chats y las redes sociales se pueden convertir, si las competencias del docente así lo quieren, en herramientas que lleven al logro de aprendizajes y la construcción de competencias. ¿Cómo? La base está en el diseño de actividades que contengan objetivos puntuales donde el estudiante sepa qué hacer y cómo para lograr un propósito puntual.

 

Planeación didáctica: un pequeño ejemplo usando las TIC

Al realizar el avance programático para la asignatura de historia en la educación básica, es necesario conocer los propósitos de estudio de la disciplina mediante los cuales los alumnos podrán:

Desarrollar nociones espaciales y temporales para la comprensión de los principales hechos y procesos históricos del país y el mundo.

Desarrollar habilidades para el manejo de información histórica para conocer y explicar hechos y procesos históricos.

Reconocer que son parte de la historia, con identidad nacional y parte del mundo, para valorar y cuidar el patrimonio natural y cultural.

Participar de manera informada, crítica y democrática en la solución de problemas de la sociedad en que viven.8

Después de identificar los propósitos, los contenidos temáticos y la carga horaria; el profesor puede diseñar actividades para armar una secuencia didáctica a partir del uso de TIC.

Ejemplo:

Propósito:

Participar de manera informada, crítica y democrática en la solución de problemas de la sociedad en que vivenº12

Contenido temático:

La sociedad durante los últimos años de Revolución Mexicana [cabe mencionar que es un contenido que no se tomó del programa oficial, es meramente como ejemplo. Para estudiantes de 3° de secundaria].

Objetivo de la secuencia didáctica (duración 2 clases):

Identificar las características sociales durante los últimos años de la Revolución Mexicana en la capital, distinguiendo cambios y continuidades con el presente para construir una propuesta de mejora entre la juventud mexicana de clase media en la ciudad de México.

Aspectos a evaluar:

    • Capacidad de investigación: selección de fuentes, lectura y análisis
    • Asumirse como sujetos o parte de la historia
    • Reconocer que la historia sirve para comprender el presente
    • Capacidad para desarrollar una propuesta para mejorar algún problema social actual
    • Capacidad de argumentación

Recursos a utilizar:

    • Fuentes de primera mano (artículos periodísticos de la época como la Revista El mundo Ilustrado)
    • Internet (páginas sin sustento académico como el rincón del vago)
    • Periódicos y revistas actuales (sección de política y sociales)

Secuencia didáctica:

    • Inicio
      • Lluvia de ideas sobre los problemas sociales actuales y listarlos
      • Seleccionar los 5 más nombrados
      • Trabajar en parejas para seleccionar una de las “fuentes históricas” e identificar un problema social o socio-político
      • Leer la noticia en dos fuentes distintas de la época.
    • Desarrollo
      • Analizar las fuentes para identificar: tipo de problemática, sujetos involucrados o afectados, fecha y lugar en el que ocurrió.
      • Cotejar dos fuentes en las que se hable del mismo problema previamente seleccionado e identificar la tendencia o postura de cada fuente.
      • Preguntarse si este tipo de problema sigue existiendo actualmente. De ser así ¿cómo ha cambiado y a quiénes afecta hoy en día mediante el análisis de noticias e información en la web?
      • Distinguir aspectos de páginas, chats, redes sociales o periódicos electrónicos que respalden que la información es veraz.
      • Después de distinguir la información veraz de aquella que no lo es, deberán identificar cambios y continuidades en relación con la manera en la que actualmente se vive en su comunidad o entorno inmediato.
    • Cierre
      • Diseñar una propuesta para la solución del problema, así como la manera en la que se debe dar a conocer dicha propuesta para que se implemente en las redes sociales.
      • Cada pareja expondrá: la problemática que trabajó, cuáles fueron las fuentes que usó y porqué dichas fuentes son confiables; para finalmente hacer la propuesta de solución y mostrar el seguimiento de ésta en las redes sociales que la hayan subido. 

De manera breve éste es tan solo un ejemplo para reforzar que las tecnologías, especialmente las digitales, pueden ser un medio adecuado para la construcción de aprendizajes. Existen muchas fuentes que pueden ayudar en la planeación y quehacer del docente como:

http://portal.educ.ar/debates/educacionytic/formacion-docente/planificar-con-tecnologialos-j.php

http://es.scribd.com/doc/6307274/Las-Tic-en-La-Formacion-Docente-Unesco

http://www.educacontic.es/blog/proceso-del-docente-que-usa-las-tic-por-primera-vez

http://www.educacontic.es/blog/tareas-tic-5-actividades-con-los-recursos-tic-de-la-editorial%20

http://www.educacontic.es/blog/tareas-tic-organizacion-de-un-proyecto-o-tarea

 

No hay recetas para ser un buen profesor, pero sí hay maneras desde la planeación didáctica que nos permitirán implementar mejores estrategias para la adquisición de competencias. Evitemos que el curso o ciclo escolar termine y que hasta ese momento descubramos que los libros del alumno y las guías para el profesor tenían entre otras cosas CD Roms, ligas de internet, sitios web o portales ligados al libro, o bien libros digitales o entornos virtuales de aprendizaje.

 

Después de revisarlos, de cuestionarnos qué podemos hacer con ellos y si serán de utilidad, diseñemos secuencias didácticas a partir de las características del currículo y de los propios estudiantes que involucren cada recurso, para que la interacción en el aula resulte adecuada para la construcción de saberes y desarrollos de competencias para la vida.

 

1Cfr.Chistopher Clark y Penélope L. Peterson, “Procesos de pensamiento de los docentes” en La investigación de la enseñanza III. Profesores y alumnos, comp.Merlin C. Wittrock, Barcelona, Paidós, 1990, pp. 443-539. Cfr. R. Shavelson y P. Stern, “Investigación sobre el pensamiento pedagógico del profesor, juicios decisiones y conducta” en La enseñanza: su teoría y su práctica, comps. Jimenos Sacristán y A. Pérez Gómez, Madrid, Akal, 1985, pp. 372-419 y Cfr. Ángel Pérez y José Gimeno, “Pensamiento y acción en el profesor: de los estudios de planificación al pensamiento práctico” en Infancia y aprendizaje 42, 1988, pp. 37-63.

2 Cfr. Acuerdo Secretarial 592 en: http://www.reformapreescolar.sep.gob.mx/normatividad/acuerdos/acuerdo_592.pdf

3 Se recomienda la lectura del libro Materiales didácticos para una educación de calidad. Claves para su evaluación, selección y uso, FSM-UNESCO, Chile, 2011.

4 Los programas de estudios tienen un sustento pedagógico y otro teórico. Por ejemplo, se puede hablar de programas por competencias desde una corriente de la geografía cultural o desde las prácticas sociales del lenguaje para español e inglés.

5Silvia Soteras, “La secuencia formativa: más allá de una programación rutinaria” en La planeación didáctica, Graó, (Claves para la innovación educativa, 27), 2004, España, p. 14.

6 Al decir TIC hacemos referencia a todos los apoyos tecnológicos que se usan dentro y fuera del aula, desde un programa de radio o de televisión, el internet, las wikis, hasta los pizarrones electrónicos y las descargas mediante las URL.

7Cfr. Marc Prensky. Enseñar a nativos digitales, SM, EUA, 2011, (Biblioteca Innovación Educativa)

8Cfr. Programas de estudio 2011. Guía para el docente. Educación Básica Secundaria. Historia, Secretaría de Educación Pública (SEP), México, 2011 en: http://basica.sep.gob.mx/reformasecundaria/doc/programas/2011/historia_sec.pdf [fecha de consulta: 29 de abril 2012]

Compartir
Artículo anterior¿Qué es un webcast?
Artículo siguienteEntrevista Maestro Ángel Eliseo Cano Garza
Empresario y Coach mexicano con más de 20 años de experiencia en el cierre de ventas e inscripciones para instituciones educativas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí